Nos han obligado a parar y eso se nos hace raro, todo parece una película. Poco a poco tenemos una situación similar, hay que permitir estar en bajonazo y también en subidón, si es que lo tenemos.

Yo personalmente estoy un poco sensiblona, pero me permito ser y fluir según mi pida el cuerpo. Todo está bien.

Una de las primeras cosas que hice al olerme esta situación, fue coger mi cámara del estudio. Supongo que os suena eso de … «¿Qué cogerías de tu casa si tuvieses que salir corriendo?» La mayoría siempre contesta que sus fotos. Son recuerdos que cobran valor cuanto más pasa el tiempo.

Desde el confinamiento voy documentando el día al día de mis pequeños, sin pretensiones ni grandes cosas. A veces con mi Cámara réflex y otras con el móvil, sin estrés, sin presión, ni prisas .. solo viviendo el momento.
Quiero pensar que al final tendremos una historia más que contar y las fotografías también dirán mucho de este momento.

Muchas familias me han pedido, talleres, cursos … así que voy a compartir con vosotros un curso gratuito y fácil para familias.

Si crees que es el momento de sacarle partido, apúntate en este enlace. En breve te informaré sobre todos los detalles ¡Libre acceso hasta el 20 de junio!

Quiero apuntarme al curso

¡No olvides compartir este post con tus amigos y familiares si crees que les puede interesar!